Los fallos eléctricos más comunes y cómo detectarlos

0

Replies

Los fallos eléctricos más comunes y cómo detectarlos

El mantenimiento de una casa o edificio requiere múltiples cuidados que evitarán accidentes y fomentarán nuestra seguridad. En Arquiges, nuestro equipo de arquitectura te mostramos cuáles son los fallos eléctricos más comunes y la manera adecuada de detectarlos.

El mayor problema que presentan las instalaciones eléctricas es la dificultad de localizar los errores, ya que estos no tienen por qué ser visibles. En muchas ocasiones, un simple fallo en los objetos conectados a la misma nos hace detectarlos, pero si no se producen, es más que recomendable una revisión periódica, sobre todo en aquellos edificios de antigüedad considerable, ya que el lógico deterioro de los elementos por el paso del tiempo conducen a peligrosos aumentos de temperatura.

Una de las técnicas más efectivas a la hora de evitar accidentes derivados de fallos eléctricos es la termografía. Mediante este sistema, es posible detectar los incrementos de temperatura en la instalación que traen consigo este tipo de errores y riesgos mayores, tales como los incendios. Todo ello, sin modificar ningún elemento estructural o funcional del edificio, lo que lo convierte en la técnica ideal que un equipo de arquitectura puede utilizar para actualizar el estado de una instalación, previniendo todos los factores peligrosos.

De esta manera, se podrá establecer el estado de las conexiones, bornes y aisladores, realizar estudios sobre los transformadores, así como medir el estado de bobinados de motores, generadores, armónicos e iducciones, y descubrir el desequilibrio entre las diferentes fases. Así, conseguiremos desarrollar un diagnóstico completo de la instalación eléctrica para facilitar su reparación y evitar algunos de los errores más comunes, los cuales te detallamos a continuación.

1. Cortocircuitos

Este tipo de errores regidos por la Ley de Ohm aparecen cuando la corriente se abre paso a través de un camino de baja resistencia, lo que trae como consecuencia un incremento contundente de la corriente eléctrica.

También se puede explicar como la consecuencia del contacto entre dos sistemas diferentes de alimentación, los de corriente directa y los de corriente alterna, los cuales pueden producirse tanto de forma directa como indirecta.

2. Sobrecargas

Las sobrecargas aparecen cuando el sistema eléctrico soporta una carga más elevada de la que según su diseño puede soportar. Cualquier instalación está preparada para aguantar una corriente máxima determinada que en muchas ocasiones es completamente desconocida por parte de los usuarios, provocando el sobrecalentamiento del sistema.

Cuando el consumo de corriente aumenta demasiado, se activan las protecciones, tales como los fusibles y disyuntores evitando un fallo más consistente. No obstante, siempre es conveniente vigilar este tipo de disfunciones.

3. Fallos de aislamiento

Se trata de uno de los errores más peligrosos para la seguridad, ya que pueden llegar a provocar descargas eléctricas, todo ello motivado por el desgaste de los cables, debido a la propia erosión derivada del paso del tiempo o el trato humano recibido. Es el error más visible para un perito, pero el peligro aumenta dependiendo del estado del sistema eléctrico, por lo que también guarda relación con el empleo de la termografía.

En Arquiges contamos con un sólido equipo de arquitectura capaz de prevenir estos errores en el sistema eléctrico, así que no dudes en pedirnos ayuda si deseas mejorar la seguridad de tu casa o edificio.

Share Your Thoughts  

Últimas noticias